What’s New in Research – Treating and Addressing Stereotypy - Bridget Taylor, Psy.D., BCBA

Muchos niños con autismo presentan comportamientos repetitivos sin un fin aparente ni consecuencias sociales determinadas. Estas conductas se denominan comúnmente estereotipias o conductas con refuerzo automático. Las estereotipias se mantienen porque la conducta en si mismo implica un refuerzo positivo para el niño. Así, por ejemplo, un niño puede girar las ruedas de un camión porque el efecto visual que produce el giro es visualmente atrayente para él . Ejemplos comunes de las estereotipias incluyen el aleteo de manos, girar en círculos, repetir canciones y frases de películas, masticar elementos no comestibles, levantar y tocar objetos o realizar sonidos vocales. Las estereotipias son muy difíciles de tratar debido a su persistencia y a la tendencia a ocurrir sin supervisión de un adulto. Sin embargo, existen técnicas de análisis aplicado de la conducta que pueden ser útiles en el manejo de las estereotipias. Mencionaremos algunas de esas técnicas:

1) Estudio Ringdahl, J.E., Andelman, A.S., Kitsukawa, K., Winborn, L C., Barretto, A., & Wacher, D.P. (2002). Evaluation and treatment of covert stereotypy. Behavioral Interventions, 17, 43-49.

Resumen

 En este estudio, los investigadores determinaron que el aleteo de manos ocurría en ausencia de consecuencias sociales y cuando el niño estaba solo. Se investigaron 2 técnicas para reducir dicha conducta: Un procedimiento daba indicaciones verbales regulares para evitar el aleteo ( Manos abajo), mientras que el segundo utilizaba una técnica de intervención denominada DRO o Refuerzo diferencial de otra conducta (Differential Reinforcement of Other behavior).

En el tratamiento que utilizaba indicaciones verbales, se observó una disminución del aleteo en presencia del adulto, pero un aumento del mismo cuando el adulto se retiraba del cuarto, incluso si el adulto regresaba en forma intermitente para recordarle que debía detener dicha conducta.

Cuando se utilizaba la técnica DRO se le presentaba al niño una actividad favorita la cual se interrumpía si el niño aleteaba por intervalos determinados de tiempo. En estas sesiones el adulto determinaba la contingencia ( Por ejemplo “ No aletees y puedes ganar [juguete preferido]”) y luego se iba del cuarto. Una vez que se cumplía el intervalo, al niño se le daba el juguete preferido. Inicialmente se le pedía que no aletee por 10 segundos, y luego el intervalo se fue ampliando paulatinamente hasta 10 minutos. Asi la técnica DRO demostró mayor efectividad en mantener menor frecuencia de aleteo cuando el niño estaba solo.

Conclusión

Para algunos niños, las indicaciones verbales pueden no ser suficientes para evitar las conductas estereotipadas cuando los adultos no están presentes. Un tratamiento alternativo se basa en reforzar la no ocurrencia de la conducta con un estimulo altamente atrayente para el niño.

2) Estudio Britton, L.N., Carr, J.E., Landaburu, H.J., & Romick, K.S. (2002). The efficacy of noncontingent reinforcement as treatment for automatically reinforced stereotypy. Behavioral Interventions. 17, 93-103.

Resumen

En este estudio se concluyó que las respuestas repetidas como balanceo de la cabeza y movimientos de manos estaban mantenidas por las consecuencias sensoriales y continuaban en forma independiente de las consecuencias sociales. Los investigadores identificaron ciertas actividades que podían competir sensorialmente con las estereotipias. Por ejemplo reemplazar un masaje en el cuello por el balanceo cefálico. Se identificaron preferencias individuales para distintos estímulos y actividades. Estos estímulos se les ofrecieron en forma libre e indiscriminada con el objetivo de evaluar si los niños eligirian dichas actividades sobre las estereotipias. En todos los casos continuaban prefiriendo las estereotipias. Sin embargo una vez que se los guiaba hacia el estimulo (por ejemplo se les daba manualmente un juguete) las conductas estereotipadas disminuían.

Conclusión

El simple acceso a actividades de recreación puede no ser suficiente para disminuir las conductas estereotipadas. Los individuos pueden necesitar ser guiados para poder relacionarse con materiales que hagan que el refuerzo sea menos potente

3) Estudio  Mancina, C., Tankersley, & Kamps, D., Kravits, T., Parrett, J. (2000). Brief Report: Reduction of inappropriate vocalizations for a child with autism using a self-management treatment program. Journal of Autism and Developmental Disorders, 30, 599-606.

Resumen

En este estudio, las vocalizaciones repetitivas de una nena de 12 años con autismo fueron disminuidas enseñándole a monitorear su propia conducta. Primero, se le enseñó a diferenciar conductas silenciosas o ruidosas modelado por un adulto. Se utilizó un reloj con un timer audible en el cual podía grabar la cantidad de intervalos que permanecía silenciosa. Luego se le enseño a reforzarse cuando permanecía en un número determinado de intervalos en silencio. El procedimiento luego se utilizó en la escuela pública a la que asistía. El procedimiento autorregulado resultó en una disminución de las vocalizaciones inapropiadas, pero no tuvo efecto en otras estereotipias que la niña presentaba. Además, la niña continuó requiriendo asistencia de un adulto para prestarle atención al sistema de auto monitoreo.

Conclusiones

Algunos niños pueden aprender a discriminar sus propias conductas y automonitorear sus respuestas. Esta técnica puede ser una alternativa dentro de sistemas educativos en las que haya un maestro/guía. Sin embargo estas técnicas ven limitadas su utilidad a una conducta especifica.

Extraido de http://www.asatonline.org/

9 thoughts on “¿Qué hay de nuevo en el tratamiento y manejo de las estereotipias?

  1. hola,me gustaria comentaros algo sobre las esterotipias.
    Mi hijo tiene TGD diagnosticado desde los 5 años,ahora despues de tener terapia todo este tiempo,empece a darle terapia de movimientos ritmicos,con ella lleva casi cinco meses y os puedo decir que hace cuestion de un mes ha dejado de tener esterotipias.
    No solo ha tenido esta mejora…hay algunas mas y espero que siga avanzando mucho mas.

    un saludo

    yolanda.

  2. No he oído hablar nunca de ess terapia, ¿puedes comentar algo al respecto?

  3. Hola soy docente de educación especial y también me gustaría conocer más al respecto sobre la Terapia de movimiento.
    Tengo un alumno de 9 años y presenta diversas estereotipas pero la que más le esta afectando es la de introducir parte de su mano a la boca, generando un fuerte hongo. He aplicado el decirle “manos abajo” y retirarle la mano pero cuando se encuentra solo la conducta como se comenta en el articulo aumenta de intensidad.

  4. soy una madre de un niño de 11 años….también he logradoq mi hijo deje de aletear…..diciendole q no le daré loq mas le gusta…prometiendole cosas y lo deja de hacer…..cuando sale al patio de mi casa …..le digo en voz alta y lo deja de hacer…..después de un año de hacer esto..me doy cuantaq fija mirada y cuando hace sus aleteos me busca la mirada..y yo le digo…..no te daré en ese momento la galleta o algo q más le gusta…y no lo hace…….en cuanto a la terápia ritmica me ancantaria leerla al detalle gracias

  5. A mi también me gustaría saber sobre la terapia ritmica. Muchas gracias!

    • La TMR es una terapia individualizada que consiste en la repetición de una serie de movimientos en el cuerpo del niño que en teoría hacen que module su respuesta sensorial. Por ejemplo , se tumba al niño boca arriba y se le mueve el cuerpo sujetándolo de los tobillos, se le pone de lado y empujándolo del culito se le mueve, se le empuja de los lados, en fin, son muchos movimientos que se utilizan y deben ser enseñados por el terapeuta a la familia para que se los hagan diariamente en casa y luego ir evaluando al niño.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website