“Cuando los niños juegan con sus iguales en situaciones de imaginación, se crean relaciones de amistad, al mismo tiempo  que practican sus habilidades comunicativas y del lenguaje”

Hacer creer – o juego simbólico- es primero que todo divertirse. Usando la imaginación, su hijo puede convertir el mundo real en cualquier cosa que él quiera ser. El puede realmente ir al zoológico o solamente imaginar que va. El puede comer una banana que sostiene o puede imaginar que es un teléfono.

Pero imaginar es también acerca de aprender y hay muchas lecciones importantes que pueden ser aprendidas de este tipo de juego. Por ejemplo, debido a que el mundo real y el mundo de la fantasía conviven una al lado de otro, el juego simbólico ayuda a los niños a acostumbrarse a la idea de que las cosas no son siempre como parecen ser – una banana se puede convertir en un teléfono y usted puede ir al zoológico aun sin haber dejado la casa..

El juego imaginativo es también es una excelente forma de hacer que los niños sintonicen con las emociones y pensamientos de otros. Cuando su niño imagina que es alguien más, por ejemplo, mamá, papá, ser un bombero, etc., él tiene la opción de “estar en los zapatos de otros” y ver el mundo desde el punto de vista de otra persona.

Cuando su hijo comienza a disfrutar del juego simbólico con usted o con otro niño, él pronto descubrirá que las personas no siempre imaginan el mundo de la misma forma.

El tendrá la oportunidad “de primera mano”, no solo de usar su mente para imaginar, si no también de experimentar y observer el juego simbólico propio y de los otros en distintos escenarios. Algunas de sus respuestas podrían sorprenderlo a él y podrían hacerlo pensar acerca de una situación de juego imaginativo en un contexto diferente. Por ejemplo, podría ser que el pequeño cerdito quiera construir su casa de helado o que ricitos de oro decida pasar por alto la casa de los tres cerditos y en lugar de ir alli, decida ir mas bien al “mall” –centro comercial.

Crear un mundo de imaginación, frecuentemente requiere de trabajo en equipo. Esto significa que mientras los niños juegan, ellos tienen que tomar las ideas y sentimientos de sus compañeros de juego en consideración. Ellos tienen que decidir quién va a hacer y decir que, no todos pueden ser el director o el héroe de la historia. A medida que los niños van desarrollando el juego imaginativo, ellos aprenden a expresar sus deseos, cooperar y resolver problemas.

Fuente: Talk Ability, Fern Sussman, pag 135, 136 (traducción)

Enviado por: Fisioterapeuta Bertha Ruby

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website