Siempre que tenemos que tomar un colectivo cruzamos caminando una peligrosa avenida. Lo hacemos seguido ya que no tenemos auto.

Hace unos días, mientras esperábamos para cruzar con Genaro en brazos de Alejandro, pensé:

_ ¿Algún día cruzará Genaro esta avenida sin nuestra ayuda?.

Fue sólo un momento ya que no suelo hacerme ese tipo de preguntas.

El domingo pasado leo en el diario la noticia: “Junto con otras obras que se están realizando en el Acceso Norte, se construirá un puente peatonal sobre la avenida”, justamente por donde nosotros cruzamos.

Casualidad….no sé. Pero me dió que pensar.

Quizás uno a veces piensa que las cosas son imposibles, o muy difíciles, o lejanas. Y son sólo pensamientos.

Tal vez debemos confiar más en las personas que nos rodean y ayudan, y no cargar sobre nuestras espaldas tanta responsabilidad, tanta expectativa, tanta incertidumbre.
Sobre todo confiar en nuestros hijos.

Quizás sea tiempo de relajarnos un poco, de ver hacia atrás y disfrutar los pequeños grandes logros.

También comparé el cruce de la avenida con el transcurrir de nuestros días, y a los peligrosos vehículos con las dificultades que encontramos (malos profesionales, diagnósticos equivocados o que no llegan, obras sociales que no cubren tratamientos, incomprensión, etc.).

Pero también está EL PUENTE : nuestros hijos, nosotros, la familia, los profesionales con vocación, las asociaciones de padres, etc. que hacen que cruzar sea posible, no por debajo, sino por encima, muy por encima de la avenida.

 

Mariela-mamá de Genaro, 3 años-

Genaro y Cia.

6 thoughts on “El puente

  1. que bueno!! es asi, registrar todos los logros, y vivir el dia a dia!

  2. Muy cierto este discurso, es lo que sentimos y queremos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website