Rabietas y crisis en lugares públicos

scream and shout
“Cada vez que vamos al supermercado Billy tiene una rabieta que se convierte rápidamente en una crisis. Me tengo que volver a casa y la gente miran y hace comentarios groseros. Yo siento que no puedo llevarlo a ningún lado. “
¿Por qué ocurre esto? 
Hay dos razones principales:
  • Sobrecarga sensorial
  • Deseo de algo que el niño no puede tener
Cada escenario requiere un enfoque diferente.
Las crisis por una sobrecarga sensorial son muy comunes en lugares públicos, particularmente en los supermercados o algunas tiendas. Hay muchos estimulantes sensoriales en un supermercado u otro lugar público.
  • Luces fluorescentes y luces brillantes que pueden parpadear o hacer un zumbido muy molesto para las personas con autismo
  • Las variaciones de temperatura con zonas frías cercanas a las heladeras o congeladores y templadas cerca de la panadería pueden ser irritantes
  • Los olores. Los productos de pescado, carne, panadería y los pollos emiten olores que pueden ser incómodos para un niño o persona con autismo
  • Olor a otras personas – otros compradores pueden usar perfume o el olor corporal
  • Ruidos -grandes multitudes ruidosas, anuncios de altavoz, cajas registradoras, otros ruidos inesperados desconocidos y abrasivos, música de fondo
  • El ruido del aire acondicionado
  • La proximidad de las personas en los pasillos, chocando con la gente, haciendo cola para pagar los artículos
  • Las personas con diferencias -a veces los niños con autismo pueden no entender a las personas con diferencias y puede querer hacer comentarios al respecto muy fuerte- ¿por qué ese hombre es gordo?, ¿Por qué esa señora tiene una sola pierna?, ¿por qué ese chico está en silla de ruedas? Ese bebé es muy raro, etc.
El padre o cuidador puede ya estar estresado, cansado y distraído y perder algunas de las claves de que el colapso es inminente. La sobrecarga sensorial se pueden acumular rápidamente y el niño entonces hace una conducta para escapar del medio ambiente. Esto generalmente se manifiestan como una especie de rabieta o conducta autoagresiva y con mamá o papá saliendo lo más rápido posible, un montón de miradas y sin haber hecho la compra.
Querer algo que el niño no puede tener
Cuando un niño con autismo quiere algo que no puede tener la rabieta resultante es una gran causa de sufrimiento para el niño y su familia. El tema se relaciona generalmente con interés obsesivo del niño, y por lo tanto la angustia de no conseguir el tema es muy grande y lo expresa en un volumen alto. La rabieta resultante puede hacer que el padre trate de salir de la tienda muy rápido, muy avergonzado y molesto con el niño y arrastrando las compras.
Consejos para evitar estas crisis 

  • Evitar algunos pasillos en particular -por ejemplo, el pasillo de los juguetes
  • Evitar ciertas tiendas es también una buena idea.
  • Ser firme con el niño y recompensar el buen comportamiento
  • Tener una distracción en la cartera, o utilizar un sistema de recompensas en el que el niño pueda escoger la opción que desee como una recompensa después de ganar los puntos suficientes
  • Manténgase firme. Los niños con autismo tienen que saber que no siempre pueden tener lo que quieren.
Preparación 
La preparación es esencial para evitar problemas de conducta y ser capaz de responder adecuadamente a los que puedan surgir. La preparación del niño les ayuda a saber qué comportamiento se espera. Los niños con autismo no saben automáticamente cómo comportarse en situaciones particulares. Indique el comportamiento que desea antes de ir a la tienda. Esto se puede hacer verbalmente o con una historia social.
Distraer 
Tenga algo en su cartera para que el niño juegue como una distracción. A veces a los niños con autismo de alto funcionamiento con autismo les gusta mirar la lista de compras o un mapa de la tienda y ayudar a localizar los objetos. Pesar, contar, sumar y medir son también buenos distractores.
Soportes físicos 
Asegúrese de que el niño tenga algo que puede ayudar a enmascarar el ruido -un reproductor de música, tapones para los oídos, un sombrero o un buso con capucha. Los anteojos de sol pueden ser útiles si las luces fluorescentes son demasiado brillantes.
Otras ideas
  • Elija un momento en el que en la tienda haya menos gente -suena obvio, pero ir en un momento más tranquilo puede hacer mucha diferencia
  • Esté especialmente consciente del tiempo cerca de los días festivos, Navidad / Semana Santa cuando hay distracciones extra en la tienda y las cajas están muy ocupadas
  • Asegúrese de conocer la salida más rápida y segura de la tienda / centro comercial / restaurante / sala de cine, etc. Ser capaz de salir rápidamente puede ayudar en una situación de crisis
  • Las historias sociales y reportajes fotográficos sobre el supermercado pueden ayudar y pueden ser adaptadas a cada situación individual
  • Si todo esto falla y es totalmente imposible ir al supermercado con su hijo, restaurantes, etc. utilizar un tiempo de respiro para ir de compras mientras un cuidador se queda con su hijo
Rabieta y crisis 

  •  Mantenga la calma. Este es el aspecto más difícil de manejar en una crisis. Su hijo lo necesita para estar tranquilo ahora más que nunca
  • Hable con voz firme y suave. Si el niño está sobrecargado una gran voz sólo servirá para aumentar la confusión. Una voz firme y suave puede proporcionar al niño algo en qué centrarse y comodidad
  • Use pocas palabras – hablar demasiado, no ayudará al niño, sólo lo sobrecargará más
  • Use el nombre del niño. Diga: “Basta. Ponete de pie. Tiempo de ir”
  • Llevarlo de la mano, o del brazo si es necesario y caminar con firmeza pero con calma, alejarse de donde está teniendo la crisis. Puede que tenga que salir del centro por completo.
  • Busque un espacio seguro -los niños necesitan un lugar fresco y oscuro o familiar para clamarse
  • Enfriamiento -asegúrese de que el niño no se haya sobre calentado o deshidratado, el sobrecalentamiento y la deshidratación pueden causar o exacerbar la situación
  • Ignore a los demás. Los miembros del público miran, hacen comentarios que en general son poco útiles. No haga caso. Puede usar tarjetas de toma de conciencia del autismo que digan: “Por favor disculpe el comportamiento de mi hijo que él / ella tiene autismo”
Recuerde que todo comportamiento es un intento de comunicación – que podría significar:
  • Sobrecargado
  • Aburrido
  • Frustrado
  • En el dolor o malestar
Conozca los signos de cada tipo de comportamiento y la mejor respuesta para ayudar a calmar al niño.
Fuente: Autism Help