sad boy 

La regulación emocional es la habilidad del niño para notar y responder a entradas sensoriales, externas e internas; y luego ajustar sus emociones y comportamiento a las demandas de su entorno. La regulación emocional incluye las reacciones involuntarias del cuerpo como la frecuencia cardíaca y respiratoria a eventos o percepciones; y las respuestas voluntarias. Las respuestas voluntarias pueden ser comportamientos que el niño realiza para calmarse o excitarse, como girar la rueda de un auto,  frotar superficies lisas, balancearse o aletear las manos. Esto también puede incluir el uso de comunicación para obtener ayuda en la modulación de las emociones; como pedir consuelo cuando están asustados. Muchos niños con trastornos del espectro autista (TEA) tiene dificultades en la regulación emocional y generalmente responden de manera anormal o inadecuada a las demandas ordinarias de su entorno. También pueden tener problemas para ajustarse al cambio y para pasar de una actividad a otra. Responden con emociones negativas fuertes, rabietas, estereotipias o hasta comportamientos auto-agresivos.

Para cualquier niño menor de tres años con un desarrollo típico, la rabietas son la forma de expresar frustración inmediata, y ocurren ante la falta de un desarrollo de lenguaje adecuado para transmitir sus sentimientos. Sin embargo, muchos niños con TEA no pueden comunicarse de manera apropiada como los niños con un desarrollo neurotípico hacen. Por el contrario, desarrollan formas inapropiadas de comunicación a través de la agresión, comportamientos auto-agresivos (SIB) o rabietas. Estas últimas son mucho más intensas y frecuentes que en los niños con un desarrollo típico. Las rabietas pueden ser una forma del niño para llamar la atención. También es la manera de expresar el sentirse desbordado, frustrado o hipersensitivo al ambiente. Son formas de escape a tareas difíciles, protestas a un cambio en la rutina o la agenda, o un intento de regularse a sí mismo de una forma más predecible. Las rabietas también pueden ser el resultado de un desbalance neurobiológico.

Fuente: autism speaks

Foto: woodleywonderworks via Compfight

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website